Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo


EL MAESTRO-PASTOR:
LA HERENCIA DEL P. ALBERIONE A LAS PASTORCITAS


Actas del Seminario internacional sobre
"Jesús, el Maestro"
(Ariccia, 14-24 de octubre de 1996)

por Elena Bosetti hjbp

 

1. LA REFERENCIA AL BUEN PASTOR

¿Cuándo y por qué nace en seno a la Familia Paulina la explícita referencia a Jesús Buen Pastor? Algunas pistas apuntan a la experiencia del joven Alberione, sacerdote con cura de almas en los años 1908-1911;(1) otras llevan en cambio a los años de madurez, particularmente al período 1936-1938, cuando encontramos una serie de datos conectados de modo explícito al Buen Pastor:(2) la primera parroquia confiada a los Paulinos en Roma;(3) la revista internacional Pastor Bonus,(4) y la fundación de la tercera Congregación femenina. (regrese al sumario)

1.1. Las Hermanas que viven "de" Jesús Buen Pastor

Sin duda alguna, en la mente del Fundador la nueva Congregación se concibe "en honor de Jesús Buen Pastor". En efecto, aun antes de la fecha oficial de fundación (7 oct. 1938) y precisamente en abril de 1937, el boletín UCBS anunciaba:

«En honor de Jesús Buen Pastor: Familia religiosa con:

Finalidad primaria: la gloria de Dios y la propia santificación viviendo de Jesús Buen Pastor.

Segunda finalidad: cooperar y servir al celo de los Pastores de almas...».

Ese mismo mes, la circular interna de las Hijas de San Pablo daba noticia de un grupo de religiosas que iban a ocuparse de las obras pastorales "viviendo de Jesús Buen Pastor".(5) Esta decidida orientación es tanto más sorprendente en cuanto el grupo no se distinguía aún de las FSP.(6)

¿Pero qué significa "vivir de Jesús Buen Pastor"? En un manuscrito que debía constituir la ampliación del art. 2 de las Constituciones de 1947, todavía en forma privada, el P. Alberione afirma: «La Pastorcita vive en Cristo Pastor, formando con él una sola mente, un solo corazón, una sola vida; se reviste del espíritu de María Madre del Divino Pastor, ama a los Pastores de la Iglesia y coopera a la formación, ministerio y santificación de los mismos».(7)

Explica el nombre dado a la Congregación en términos de pertenencia y de seguimiento: «Tomemos en consideración el nombre: "Hermanas de Jesús Buen Pastor", religiosas destinadas a seguir al Pastor Divino Jesús y a los Pastores de la Iglesia: Papa, obispos, sacerdotes, religiosos con cura de almas. "De Jesús", quiere decir que pertenecéis a Jesús Buen Pastor, el cual puede disponer de vosotras como quiera. Ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mí. Muchas religiosas no entienden la belleza de su vocación».(8)

El "vivir de Jesús Buen Pastor" se expresa concretamente en la misión, prolongando su cuidado por el pueblo de Dios, por las multitudes cansadas y desorientadas de nuestro tiempo. Por eso el segundo nombre: "Pastorcitas". (regrese al sumario)

1.2. "Debéis hacer de Pastorcitas"

En una plática de enero 1955, el mismo P. Alberione plantea el problema de la "devoción"(9) diversa de las Pastorcitas y la explica en función de la misión: «Me diréis: ¿Y por qué nosotras honramos a Jesús bajo el aspecto de Pastor y no de Maestro como las otras familias paulinas?» Y responde: «¡Porque debéis hacer de Pastorcitas! Jesús es siempre el mismo, pero vosotras debéis formaros para las almas y, como Jesús, saber dar la vida por las ovejas».(10) Emerge aquí claramente la funcionalidad apostólica de los dos títulos y al mismo tiempo su nexo. Ningún nominalismo, pues, sino más bien una preocupación de síntesis: el P. Alberione propone contemplar lo que estamos llamados a vivir/hacer a fin de que entre espiritualidad y praxis haya acuerdo.

«Cambiar la visita [eucarística] en apostolado —dice el 5 de junio 1958—, representando ante el Buen Pastor a todas las almas [...] particularmente la parroquia que ha sido confiada a vuestros cuidados».(11) La dimensión apostólica trasparece de forma nítida en las oraciones compuestas específicamente para las Pastorcitas,(12) como la siguiente oración a Jesús Buen Pastor que se reza al principio de la visita eucarística (el manuscrito lleva la fecha de 1942):(13)

«Oh Jesús Buen Pastor, Camino, Verdad y Vida de nuestras almas, vuelve tu mirada misericordiosa a estas tus ovejas. Ilumínanos con la sabiduría de tu Evangelio, fortifícanos con el esplendor de tus santos ejemplos, nútrenos con la divina Eucaristía, enciéndenos en celo por la gloria de Dios y la salvación de las almas.

Queremos reparar las ofensas que se cometen contra ti en la persona de los Pastores de la Iglesia, con la humilde docilidad y la cooperación en sus enseñanzas y celo, con la oración y las obras, según nuestra vocación.

Manda, oh Jesús Pastor, tu Espíritu que acreciente en nosotras las virtudes de la fe, esperanza y caridad; nos infunda el verdadero espíritu religioso; nos conceda la sencillez, la prudencia, la fortaleza, la templanza del apóstol San Pablo.

Oh María, Madre del Divino Pastor, ampáranos para que podamos imitarte en la vida espiritual y en la vida activa y alcanzar la eterna gloria en el cielo. Amén».

Se nota que la oración comienza invocando la misericordia del Buen Pastor Camino Verdad y Vida y se despliega en la petición de sabiduría, fuerza y celo, al paso que el pensamiento conclusivo se dirige a la Madre del Divino Pastor.(14) Detalle singular es que en el manuscrito no se menciona Pedro sino sólo Pablo.(15) Una fuerte orientación pastoral caracteriza también la coronita a Jesús Buen Pastor,(16) de la que cito el paso conclusivo:

«Danos vuestro corazón, oh Jesús Buen Pastor, venido al mundo para encender en la tierra el fuego del amor.

Arda en nosotras el deseo de la gloria de Dios y una sed insaciable de almas. Haznos participar de vuestro mismo apostolado, vivid en nosotras y llena de ti mismo todas nuestras potencias, para que podamos darte a conocer con las palabras, el sufrimiento y las obras».

Esta oración la envió el Fundador a la Comunidad de Genzano el 1 de abril de 1948 con la siguiente esquela: «Según vuestro deseo os envío una coronita a Jesús Buen Pastor. Esta devoción honra a Jesucristo, Pastor eterno de nuestras almas; lo muestra viviente en la persona del Papa, de los obispos, de los sacerdotes; forma nuestras almas en el verdadero espíritu y perfección interior; enciende el corazón de celo por la gloria de Dios y la salvación de las almas; alegra espiritualmente la vida que tiene un ideal tan alto. Recémosla y hagámosla rezar».(17) (regrese al sumario)

1.3. La pastoralidad del Divino Maestro

¿Qué conlleva la introducción del nuevo título cristológico en la Familia Paulina? Más que añadir o sustituir, parece especificar una característica eminente del Maestro Divino.(18) A este respecto es iluminador el relato de la primera visita del Fundador a la Casa de las Pastorcitas en Genzano, en 1938. El P. Alberione empieza a hablar muy familiarmente, como solía: «Aquí estáis todas. ¿Cuántas sois? ¿Doce? ¿Queréis ser los doce apóstoles? Estoy contento...» Y de juego del número simbólico de la Comunidad, pasa a explicitar el nexo entre Maestro y Buen Pastor:

Vuestra familia, nacida la última, tiene la misión más hermosa, la más semejante a la del Divino Maestro (!), quien quiso ser sobre todo el Buen Pastor, el salvador bueno, el gran bienhechor de la humanidad, el que curaba todo mal espiritual y tempora.(19)

Aquí tenemos en primer plano indudablemente la figura del Maestro: el segundo título queda sometido al primero y lo especifica. Pero no cabe escamotear la relevancia de ese "sobre todo" («el Divino Maestro quiso ser sobre todo el Buen Pastor»). Se podría concluir, pues, que la cuarta Congregación está llamada a hacer visible la pastoralidad del Divino Maestro.(20)

En 1964 el P. Alberione precisa: «El espíritu de la Familia Paulina está en la devoción a Jesucristo Divino Maestro Camino, Verdad y Vida. Luego, cada Instituto de la Familia tiene u apostolado indicado y el título que se añade es para indicar el apostolado. Por ejemplo, se añade el título Jesús Buen Pastor en cuanto indica el apostolado».(21) (regrese al sumario)

Sigue: El Buen Pastor Camino Verdad y Vida

Regrese al Sumario

 

 Jesús Maestro ayer, hoy y siempre   Excursus histórico-carismático

Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo