Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo


EL MAESTRO-PASTOR:
LA HERENCIA DEL P. ALBERIONE A LAS PASTORCITAS


Actas del Seminario internacional sobre
"Jesús, el Maestro"
(Ariccia, 14-24 de octubre de 1996)

por Elena Bosetti hjbp

 

2. El Buen Pastor Camino Verdad y Vida

Las Pastorcitas ponen «al centro de la existencia a Jesús Camino, Verdad y Vida, Pastor Divin.(22) La referencia al Buen Pastor lleva, por tanto, las huellas inconfundibles de la espiritualidad paulina.(23) ¡También en la cuarta Congregación late a pleno ritmo el corazón que pulsa en toda la Familia! (regrese al sumario)

2.1. Desde el comienzo

El P. Alberione ha interpretado constantemente el evangelio del Buen Pastor (Jn 10,1-18) en la perspectiva de Jn 14,6. Ya en su primera visita a la recién nacida Comunidad de Genzano explicaba que el Buen Pastor es Camino, Verdad y Vida.(24) A las postulantes que se preparaban a vestir el hábito de Pastorcitas, las invitaba a revestirse de las virtudes de Jesús Buen Pastor, que puede decir de sí: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida".(25)

El nexo de ambos textos se expresa sintéticamente en la fórmula "Jesús Buen Pastor Camino Verdad y Vida",(26) una síntesis que debe informar la oración y toda la dinámica existencial, la ascética y el apostolado. En una hermosa meditación de sept. 1942, el Fundador pregunta: «¿Quién es el buen pastor?» Y responde: «Es quien se hace todo para el rebaño, a imitación de Jesucristo, Camino, Verdad y Vida». Luego explica: «Camino, o sea modelo. El Buen Pastor indica al pueblo el camino más con la propia vida que con su palabra... Él nos apacienta con sus santos ejemplos.Verdad, Jesús enseñó las verdades más altas, necesarias a todos, de manera fácil, práctica. Su doctrina nos la transmite la Iglesia en los catecismos y en la predicación. De ella se llenaron los tratados de teología y las bibliotecas. A todos les es necesario poseerla de algún modo. Jesús apacienta con la doctrina. — Vida, Jesús Buen Pastor nos hace vivir con su misma vida: "Mi vida es Cristo" (Flp 1,21), dice San Pablo. Para readquirirnos esta vida murió Jesús en la cruz. El Buen Pastor da la vida por sus ovejas... Jesús apacienta nuestros corazones».(27)

Se trata de una instancia de compleción, apremiante en nuestro Fundador: «Jesús —afirmaba— ha dado muchas definiciones de sí, pero la más completa es ciertamente esta: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida". Las Familias Paulinas tienen al Jesús completo como modelo, pues esta devoción lleva todo el hombre a Dios: mente, voluntad y corazó.(28) Brevemente: el "vivir de Jesús Buen Pastor" lo propone el P. Alberione en la forma del "Camino, Verdad y Vida". (regrese al sumario)

2.2. Definiciones complementarias

Se percibe, con todo, en el P. Alberione, cierta necesidad de justificar teóricamente o por lo menos demostrar la conveniencia del nexo entre Jn 10,11 y 14,6. Durante los Ejercicios de dic. 1948, afirma: «Las dos definiciones Yo soy el Buen Pastor (Jn 10,11) y Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida (Jn 14,6) se completa.(29) Y tiene razón. Efectivamente los dos textos los encontramos juntos también en la Liturgia, justo en la antífona del Benedictus del domingo dedicado al Buen Pastor (2º de Pascua en el Breviario Romano familiar para el P. Alberione, 4º de Pascua en la actual Liturgia de las Horas). El texto dice: Yo soy el Pastor de las ovejas; yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Yo soy el Buen Pastor, que conozco a mis ovejas y las mías me conocen. Aleluya.

Una de las reflexiones más elaboradas del P. Alberione sobre el nexo entre Jn 10,11 y 14,6 la encontramos en una plática de 1959. Cito los pasos más importantes:

«Vuestro espíritu está centrado en Jesús Buen Pastor, Jesús considerado bajo este altísimo título, que él mismo escogió: "Yo soy el Buen Pastor" (Jn 10,11)... Pero Jesús dijo también: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida"...

Si por una parte está el espíritu pastoral, por otra este mismo espíritu ha de vivirse completamente. Y entonces, tanto en nuestra santificación como en nuestro apostolado, modelarse siempre según el método de esta invocación, de acuerdo con la definición que Jesús da de sí mismo: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida"...

¿Qué significa esto? Significa que todo el trabajo espiritual y también el estudio, pero sobre todo máximamente el apostolado, han de tener presente el espíritu indicado en esta definición: Jesús Maestro (!) Camino, Verdad y Vid.(30)

También aquí es evidente la preocupación de síntesis: si Jn 10 dice en forma eminente el espíritu pastoral de la Congregación, Jn 14,6 dice la compleción con que tal espíritu debe interpretarse y vivirse. En 1960 el P. Alberione hablará de «espiritualidad paulina según el Buen Pastor».(31) (regrese al sumario)

3. EL BUEN PASTOR EUCARÍSTICO

En lugar de "Maestro Eucarístico", a las Pastorcitas el P. Alberione les habla de "Buen Pastor Eucarístico". Pero ambas formulaciones son gemelas y se reducen al mismo manantial.(32) También las Pastorcitas han nacido de la Hostia. Escribe así en una carta fechada el 1 enero de 1948:

«Vosotras habéis nacido del Buen Pastor Eucarístico y sois alimentadas por él; en 1911 según el pensamiento y el deseo: cuando un grupo de sacerdotes se comprometió a rezar y ofrecer sacrificios para que en la Iglesia hubiera pronto un Instituto Cooperador con el celo de los Pastores de almas. Luego, en 1923, estuvisteis en las intenciones que yo ponía en las adoraciones diurnas y nocturnas de las Pías Discípulas. Caminad seguras, apoyadas en el Buen Pastor Eucarístic.(33)

La Eucaristía realiza la promesa de la presencia continua del Buen Pastor en medio de su pueblo y la singular paradoja del amor, el "hacerse comida" para las ovejas. El P. Alberione manifiesta su estupor por toso esto: «Te adoramos, Jesús Pastor eterno del género humano. Habitas en el Sagrario para estar continuamente en medio de tu rebaño. Desde aquí lo nutres, lo guardas, los guías al aprisco celestial».(34) Jesús es el Pastor que se da a sí mismo en alimento: «El pastor nutre a las ovejas, y Jesús da el Pan Eucarístico, se da a sí mismo en alimento. ¿Qué comida mejor? ¡Él es el Hijo de Dios encarnado!»(35)

Además presenta la Liturgia como el lugar privilegiado para conocer al Buen Pastor: "Lo conoceréis en la fracción del pan (Lc 24,35) en primer lugar. Lo conoceréis en la medida en que comulgáis bien y hacéis bien la visita al Smo. Sacramento. Le conocieron en la fracción del pan».(36)

Finalmente se observa que la misma expresión "Pastor Eucarístico" manifiesta un nexo de profundas raíces con la tradición bíblico-litúrgica, desde el Salmo 23 donde el Pastor divino prepara la mesa, hasta la secuencia "Lauda Sion": Bone Pastor, panis vere, tu nos pasce, nos tuere...» (regrese al sumario)

Sigue: Junto a los Pastores de la Iglesia

Regrese al Sumario

 

 Jesús Maestro ayer, hoy y siempre   Excursus histórico-carismático

Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo