Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo


EL MAESTRO-PASTOR:
LA HERENCIA DEL P. ALBERIONE A LAS PASTORCITAS


Actas del Seminario internacional sobre
"Jesús, el Maestro"
(Ariccia, 14-24 de octubre de 1996)

por Elena Bosetti hjbp

 

Notas

 

1 «Ejerció especialmente el ministerio pastoral en tres parroquias... Fue entonces cuando pensó fundar las colaboradoras de los Pastores, las Hermanas Pastorcitas» (AD 82). (regrese al texto)

2 R. Espósito define este trienio como «el trienio mágico de la pastoralidad alberoniana» (Cfr "Lo specifico paolino delle Suore di Gesù Buon Pastore", en Un carisma pastorale. La propuesta de Santiago Alberione a las Hermanas de Jesús Buen Pastor, Roma 1985, 60). Recuerda que en aquellos años, para los neosacerdotes empezó un curso de teología pastoral, impartido por el proprio Fundador. Otra experiencia indicativa parece haber sido el congreso diocesano de la parroquialidad, celebrado en Alba los días 1-5 de sept. 1937, con la participación de 50.000 personas: cfr UCAS, 198-199; Un carisma pastorale, 62-63. (regrese al texto)

3 La dedicación de la nueva parroquia a "Jesús Buen Pastor" fue voluntad del P. Alberione. La crónica de la erección parroquial salió en UCAS feb. 1937, 34-35: Se recuerda que mons. Pascucci, muy cercano al beato Giaccardo, en la homilía «explicó el significado del título de la nueva parroquia aplicando al párroco las palabras de Jesús: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida»; un dato relevante e orden a la espiritualidad paulina, que atestigua ya la conexión "Jesús Buen Pastor Camino, Verdad y Vida" (ver abajo). (regrese al texto)

4 La revista se propone «dar al Pastor brevemente, pero exhaustivamente y sobre todo de manera completa, cuanto puede interesarle como maestro de verdad, guía espiritual y santificador». Estaba redactada en latín y confluían en ella todas las ejercitaciones hechas por los neosacerdotes durante el recordado curso de teología pastoral o por otros Paulinos (cfr R. Espósito, en Un Carisma pastorale, 62-63 y G. Barbero, "Ripensando a una rivista, Pastor Bonus", Boletín Bibliográfico Internacional, dic. 1950, 296-299. (regrese al texto)

5 La formulación es idéntica a la de UCAS (abril 1937); cfr R. Ranzato - G. Rocca, 50 anni di una presenza pastorale. Las Hermanas de Jesús Buen Pastor, Roma 1988, 32-34 y 185. (regrese al texto)

6 La Hna. Alba Nazzari, entrada como postulante en las FSP, cuenta que cuando la Hna. Nives (Claudia Negri), escogida por el P. Alberione como Superiora de la nueva Congregación, la convocó junto a la Hna. Paula Mannai, postulante también ella, y a la Hna. Leticia Ellena, ya profesa en las FSP, para encaminar el apostolado parroquial, todas ellas empezaron a hacer la adoración eucarística a Jesús Buen Pastor. Recuerda que la invocación para obtener vocaciones era ya la siguiente: "Oh Jesús, Pastor eterno de nuestras almas, manda buenos obreros a tu mies". Tal invocación era familiar en la Comunidad de Genzano, como resulta de una plática del P. Alberione (1940: PrP I, 81s). Pero la misma pertenecía ya al patrimonio de la oración paulina; se encuentra efectivamente en Oraciones de la Sociedad de San Pablo, Alba 1922, introducida con la explicación: "Por las vocaciones para la Buena Prensa" (p. 9). Se trata de una primera conexión, en la oración paulina, entre Maestro y Pastor. (regrese al texto)

7 El manuscrito especifica luego el tipo de cooperación que las Pastorcitas están llamadas a realizar: «Esta cooperación es privada y pública; la privada se ejerce con el apostolado de la vida interior, del buen ejemplo, de oración y de sufrimiento. La pública se ejerce sirviendo y participando en el apostolado pastoral de acuerdo a la propia condición y aptitudes y según el espíritu de la Iglesia» (Ms sin fecha, publicado por D. Ranzato, "La spiritualità pastorale nella proposta di Don Alberione alle Suore di Gesù Buon Pastore", en La spiritualità pastorale delle Suore di Gesù Buon Pastore, Roma 1994, 211-212). (regrese al texto)

8 1954 (4 de agosto): PrP VII, 86-87; cfr también AAP 1961, 119-122. (regrese al texto)

9 En el sentido alberoniano del término: dedicación total de sí a la persona amada (cfr PrP I, 12). (regrese al texto)

10 PrP I, 7. «El día de la profesión, Jesús Buen Pastor dilata vuestro corazón y lo marca con el signo de su amor; un doble amor hacia él y hacia las almas» (dic. 1947: AS 67). En una plática de 1948 afirma: «Vuestra fuente es el corazón del Buen Pastor, es la piedad, es el espíritu. Cuando ames mucho al Señor, serás creativa y hallarás mil modos para dar a Jesús a las almas» (PrP III, 201). (regrese al texto)

11 (AAP 1984, 112). (regrese al texto)

12 Cfr Oraciones de las Hermanas de Jesús Buen Pastor, Albano 1953. A partir de 1960, las oraciones específicas de las Pastorcitas están recogidas en un pliego al centro del libro común: Oraciones de la Familia Paulina; cfr M. Berni, "Gesù Buon Pastore Via Verità e Vita nelle nostre preghiere" en La spiritualità pastorale, 284-288; E. Mañabo, The pastoral aspect in some Prayers composed by Fr. James Alberione for Sisters of Jesus Good Shepherd, Diss. Institutum Spiritualitatis, PUG, Roma 1993. (regrese al texto)

13 Doc. 259 publicado en La spiritualità pastorale, 207-208; cfr 284. (regrese al texto)

14 A María se le pide "amparo" (que ponga su mano sobre nuestra cabeza), expresión frecuente en el P. Alberione, como se ve en la oración "Querida y tierna madre, María", propuesta para pasar bien la jornada. (regrese al texto)

15 En las Oraciones de 1953 ya se mencionan ambos apóstoles, según el orden acostumbrado: Pedro y Pablo (cfr pp. 38-40). (regrese al texto)

16 Dactiloescrito con correcciones a mano del P. Alberione (Archivo histórico HJBP); cfr Oraciones 1953, 97-105. (regrese al texto)

17 Doc. ms. 69 publicado en La spiritualità pastorale, 334-335. (regrese al texto)

18 La figura del maestro y la de pastor van juntas ya en la Biblia; particularmente el movimiento sapiencial presenta la figura del pastor muy cercana a la del maestro: «Las sentencias de los sabios son como aguijadas...las pronuncia un solo pastor" (Qo 12,11). Cfr E. Bosetti, La tenda e il bastone. Figure e simboli della pastorale biblica, Milán 1992, 129-144. También la tradición sinóptica empalma ambas figuras: la compasión de Jesús por las multitudes semejantes "a ovejas sin pastor", se expresa sobre todo en modo de palabra: "se puso a enseñarles muchas cosas" (Mc 6,34; cfr Mt 9,35). (regrese al texto)

19 PrP III, 7. Cuando se dirige a las Pastorcitas, el P. Alberione habla habitualmente de Jesús "Buen Pastor". Pero en algunas pláticas, sobre todo al final de los años 50 y en la primera mitad de los 60, vuelve con cierta frecuencia el título de "Maestro"; cfr AAP 1959, 226-227 y sobre todo 244: «El don que el Señor ha hecho a la Congregación: que se viva según el Maestro Divino, Camino, Verdad y Vida». Deducir de esto una intención sistemática del Fundador es algo difícil; podría tratarse a veces de un simple "despiste". (regrese al texto)

20 «Todo lo que concierne a la prensa, al cine, a los discos, todo ha de inspirarse en el apostolado pastoral —comentaba el P. Alberione el 24 de abril 1965—, pues toda la Familia Paulina está ordenada a la pastoral. Pero vosotras [Pastorcitas] representáis [...] la parte mejor» (AAP 1965, 54). Y el 27 de marzo 1966 añadía: «El concilio Vaticano II está totalmente por la pastoral. Esto representa, pues, lo que la Iglesia quiere hacer en orden a la salvación de las almas [...] ¡Es vuestro tiempo! Vuestro Instituto es el del tiempo actual» (AAP 1966, 33). (regrese al texto)

21 AAP 1964, 275; cfr Ib., 276.673; AD 132. (regrese al texto)

22 1948: PrP III, 205-207. Las Hermanas de Jesús Buen Pastor han estudiado este dato carismático en el contexto de dos seminarios: el primero estuvo dedicado a la figura del Pastor en la Biblia y en e magisterio del Fundador (textos constitucionales, oraciones, cartas y conferencias); el segundo, en cambio, a la específica relación "Buen Pastor - Camino, Verdad y Vida". Para profundizar, cfr "Actas" de los dos seminarios: Un carisma pastorale, Roma 1985; La spiritualità pastorale delle Suore di Gesù Buon Pastore, Roma 1994. (regrese al texto)

23 El primer anuncio de nuestra Congregación, dado en UCAS 1937, remite ya implícitamente a "Camino, Verdad y Vida". En efecto, la triple obra de instrucción, formación y santificación con que el Instituto quiere cooperar en el celo de los Pastores, refleja el sentido de dicho trinomio: cfr V. Odorizzi, "Il ministero delle Suore di Gesù Buon Pastore" en: Un carisma pastorale, 258-289; D. Ranzato, en La spiritualità pastorale, 196-198. (regrese al texto)

24 1938: PrP III, 9. (regrese al texto)

25 1939: PrP I, 44. (regrese al texto)

26 E. Sgarbossa en el presente volumen recuerda que la unión "Jesús Maestro Camino Verdad y Vida" se afirma en la Familia Paulina entre 1923 y 1924. Al respecto se observa que la síntesis "Jesús Buen Pastor Camino Verdad y Vida" está presente en el Breviario Romano de 1914: antífona la Benedictus del domingo del Buen Pastor: cfr G. Alberghina, "Come il binomio Gesù Buon Pastore - Via Verità e Vita è presente nelle Costituzioni del 1947 e nella Regola di vita del 1984", en La spiritualità pastorale, 248-249. (regrese al texto)

27 PrP III, 78-79. (regrese al texto)

28 Enero 1955: PrP I, 7. Y también: «El espíritu pastoral es comunicar a las almas a Jesucristo como él se dijo en una definición-resumen: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida"; elevar y santificar todo el hombre: la mente, el sentimiento, la voluntad: con el dogma, la moral, el culto» (UPS I, 376). (regrese al texto)

29 PrP III, 280-281. (regrese al texto)

30 AAP 1959, 226-227; cfr arriba, nota 19. (regrese al texto)

31 AAP 1960, 493. (regrese al texto)

32 Cfr E. Bosetti, "Gesù Buon Pastore nell’insegnamento di G. Alberione", en Un carisma pastorale, 232-234. Recorriendo las páginas de la enseñanza alberoniana se constata, por un lado una fundamental coincidencia con la dimensión eucarística de la espiritualidad paulina, atestiguada en AD 15-16, 82, 157; y por otro, la típica acentuación pastoral que caracteriza a la cuarta Congregación. (regrese al texto)

33 La carta prosigue, evidenciando el nexo Eucaristía-sacerdocio: «El Buen Pastor desde la Eucaristía nutre, actúa, ilumina, santifica corderos, ovejas y Pastores. El Buen Pastor puede ser considerado históricamente en los evangelios; pero sobre todo, ahora, hemos de considerarlo viviente en los Pastores, orante y operante en el Sagrario: "Yo estoy con vosotros hasta el final de los siglos"» (PrP III, 128-129). (regrese al texto)

34 Oraciones de las Hermanas de Jesús Buen Pastor, 1953, 97s. (regrese al texto)

35 AAP 1959, 25. (regrese al texto)

36 AAP 1961, 126. (regrese al texto)

37 Las líneas arquitectónicas están bien expresadas en la "coronita a los santos Apóstoles Pedro y Pablo": Oraciones, 1953, 48-52. En el mosaico de la capilla de Albano (Roma), los apóstoles Pedro y Pablo están representados al lado de María Madre del Buen Pastor, presentada en posición central junto a Jesús; cfr AAP 1959, 54-65; ib., 1960, 135-138. (regrese al texto)

38 Cfr E. Bosetti, en Un carisma pastorale, 239. El P. Alberione se refiere a esta específica relación de colaboración en la homilía de sus 50 años de misa «El apostolado más amoldado al de Jesucristo y más tradicional en la Iglesia es el apostolado pastoral de la jerarquía. Con este colaboran, según el proprio estado y condición, las Hermanas de Jesús Buen Pastor» (29 junio 1957: CISP 181). (regrese al texto)

39 Véase al respecto el sentido del "cuarto voto" de la SSP y el espíritu con que se vino a Roma (cfr AD 115). (regrese al texto)

40 1948: PrP III, 188. (regrese al texto)

41 1954: PrP VII, 46. (regrese al texto)

42 Doc. 234 publicado en Un carisma pastorale, 240. (regrese al texto)

43 «Tratándose de las Pastorcitas —afirma en una plática del 7 de marzo 1948— esta es su devoción específica: colaborar y cooperar con el sacerdocio. La devoción de la Pastorcita es justo el sacerdocio, esta es la sustancia de su vida y de las misas Constituciones. [...] Quien quiere seguir al Buen Pastor debe seguir a los pastores» (PrP III, 149-150). (regrese al texto)

44 El P. Alberione había hecho grabar esta frase en el reverso de la medalla de los apóstoles Pedro y Pablo, puesta en el gran rosario que hacía parte del hábito religioso de las Pastorcitas. (regrese al texto)

45 PrP III, 120. (regrese al texto)

46 PrP IV, 105. (regrese al texto)

47 1949: PrP IV, 181-182. (regrese al texto)

48 Doc. 271 publicado y comentado por E. Bosetti en Un carisma pastorale, 158. (regrese al texto)

49 AS 9; para profundizar este aspecto, cfr D. Ranzato, en La spiritualità pastorale, 193-195. (regrese al texto)

50 1953: PrP VI, 23. En abril de 1959 invitaba a pedirle a María «la gracia de comprender el corazón del Buen Pastor, de penetrar sus deseos: "Venid todos a mí" (Mt 11,28), que todos los hombres vengan a él» (AAP 1959, 27). (regrese al texto)

51 Constituciones de las HJBP, 1947, art. 8. (regrese al texto)

52 AAP 1966, 283. (regrese al texto)

53 Cfr AD 82-86. «Todo lo que concierne a la prensa, al cine, a los discos, todo ha de inspirarse en el apostolado pastoral, pues toda la Familia Paulina está ordenada a la pastoral. Pero vosotras [Pastorcitas] representáis [...] la parte mejor» (AAP 1965, 54); cfr también R. Espósito, "Approccio pastorale", en Don Alberione ai Sacerdoti di Vita Pastorale 1932-1966, Roma 1996, 6-12. (regrese al texto)

54 Cfr Si 51,23-27; el parecido entre la palabra de Jesús y la de Ben Sira afecta sobre todo a tres términos: fatigar (kopiao), hallar descanso (heurisco anapausin) y yugo (zygos). Cfr F. Christ, Jesus Sophia. Die Sophia-Christologie bei den Synoptykern, Zürich 1970, 110-119; M. J. Suggs, Wisdom, Christology, and Law in Matthew’s Gospel, Cambridge, Mass. 1970, 77ss; B. Witherington III, Jesus the Sage. The Pilgrimage of Wisdom, Minneapolis 1994, 335-380. (regrese al texto)

55 Cfr E. Bosetti, "Alla scuola di Gesù, il povero di Jahweh (Mt 11,28-30)", en Parole di vita 38, n. 3 (1993) 174-185; G.N. Stanton, "Matthew 11:28-30: Comfortable Words?", en ExpT 94 (1982) 3-9; E. López Fernández, "El Yugo de Jesús (Mt 11,28-30). Historia y sentido de una metáfora", en StudOvet 11 (1983) 65-118; C. Deutsch, Hidden Wisdom and the Easy Yoke. Wisdom, Torah and Discipleship in Mattew 11: 25-30, Sheffield 1987. (regrese al texto)

56 «No uncirás asno con buey para labrar» (Dt 22,10); cfr Lev 19,19. Sobre el fondo de semejante normativa, Pablo exhorta a los Corintios a no dejarse «uncir al mismo yugo con los infieles» (2Cor 6,14). (regrese al texto)

57 Los sentimientos de Jesús se expresan aquí con el verbo esplagjniszomai que denota una emoción intensa y visceral: esplagjna son las entrañas, particularmente el regazo materno; cfr también Mt 9,36; 15,32; 18,27; 20,34; Mc 1,41; Lc 7,13; 15,20. (regrese al texto)

* Homilía del P. Alberione a un grupo de esta organización, en fecha alrededor de 1960. (regrese al texto)

 

 Jesús Maestro ayer, hoy y siempre   Excursus histórico-carismático

Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo