Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo


EL MAESTRO Y SUS DISCÍPULAS:

UNA RELACIÓN VITAL


Actas del Seminario internacional sobre
"Jesús, el Maestro"
(Ariccia, 14-24 de octubre de 1996)

por Mª Regina Cesarato pddm

 

III. La predicación del P. Alberione
a las PÍAS DISCÍPULAS DEL DIVINO MAESTRO (1946-1971)

1. En perspectiva

En la perspectiva de una conclusión provisional, creo importante recordar algunos temas que se entrelazan en la predicación del Fundador a las Pías Discípulas respecto al Divino Maestro y que constituyen otras tantas pistas de investigación:

1) Jesús es "el Maestro" en la Eucaristía

2) Dimensión trinitaria

3) El Año litúrgico

4) Una vida repleta de Jesús Maestro Camino, Verdad y Vida

5) El método verdad, camino, vida

6) El camino de unificación interior

7) El Divino Maestro en relación al apostolado eucarístico, sacerdotal y litúrgico.

Analizando de modo sinóptico las Constituciones de las FSP de 1944 y las primeras Constituciones de las Pías Discípulas del Divino Maestro de 1947, puede notarse que es común, por ejemplo respecto a la formación de las novicias, una llamada al amor a Jesús Maestro; pero enseguida se especifica para las Pías Discípulas en relación al misterio eucarístico.

La Congregación, que había recibido recientemente de la Santa Sede una configuración propia respecto a las FSP, es indicada de modo sintético como «familia religiosa de vida retirada, dedicada a la adoración y al apostolado sacerdotal y litúrgico, toda ella de Jesús Maestro presente en el misterio eucarístic,(55) porque «todo, con el alma eucarística de María, lo debemos impetrar de Jesús Divino Maestro presente en la Hostia santa,(56) Redentor, Salvador, Reparador, Gran Sacerdote y Maestro de la humanidad.(57)

En esta visual abierta a la humanidad, el P. Alberione hace memoria de un hecho interesante de 1908, cuando un día, durante una clase de historia eclesiástica a los clérigos del Seminario de Alba, presentó la situación del mundo, provocando una vivísima impresión en los jóvenes clérigos que le escuchaban, hasta unirse todos en oración para que «se instituyera en la Iglesia una familia religiosa dedicada a la oración y obtener que la humanidad acoja, escuche y ame a Jesús Maestro y Salvado.(58)

Se trata de revivir un elemento fundante de la experiencia tenida por el joven Alberione la noche de adoración a caballo entre los dos siglos, cuando entre otras cosas entendió de modo nuevo la palabra evangélica "Venite ad me omnes" (Mt 11,25-27). Eso fue lo que confió como intención a la adoración de las Pías Discípulas.(59)

La Eucaristía es la gran cátedra del Divino Maestro, y frecuentando asiduamente esta escuela es como las Pías Discípulas se dejarán plasmar según el misterio del Señor. En 1947 decía el P. Alberione: «Tengo que comunicaros una cosa, que de ningún modo debo omitir u olvidar: vuestra virtud, vuestra singladura espiritual, debéis tomarla del Sagrario; debéis modelar vuestra vida en la del Divino Maestro, que mora en el Sagrario. Las virtudes del Evangelio tienen continuidad y se repiten aquí en la Eucaristía. [...] La Pía Discípula debe aprender a modelar su virtud con las lecciones aprendidas en el Sagrario, más que de ningún otro libro o métod.(60) Y en otra ocasión añadía: «Tenéis que ser personas entregadas, perdidas, totalmente consagradas al Maestro Divino, para darle a conocer, amar, servir, glorificar».(61)

La modalidad más sencilla de asimilar el misterio total de Cristo la indica el P. Alberione en vivir, a gloria de la SS. Trinidad,(62) el Año litúrgico.(63) Se trata de una de las intuiciones más profundas y fecundas del Fundador.

A la propuesta del Divino Maestro "total", corresponde una propuesta formativa integral que afecte y transforme a toda la persona: mente, voluntad, corazón, de modo que «toda la vida quede modelada, más aún empastada y vivida en este amor a Jesús Maestro Camino, Verdad y Vida..., justamente según la expresión pronunciada en la profesión: uniformar mi vida a estas Constituciones, que son así; y así son las Constituciones de todas las Familias Paulina.(64)

Es una propuesta de cristificación: «¡Ah si fuera verdad; si pudiéramos obtener que todas las Pías Discípulas tuvieran los pensamientos, sentimientos, quereres y deseos de Jesús! Así que todo del Divino Maestro, no como título, no para estampillar un bonito nombre, sino porque de veras se vive así. ¡Qué floración de almas! ¡Qué bien estaría Jesús entre las Pías Discípulas! Entonces sí que el título del Divino Maestro se tendría no sólo sobre el papel, sino en la vida. Yo soy de Jesús, yo estoy con Jesús, y Jesús es mío. Cuando entre nosotros y Jesús ya no haya discordancias ni de pensamientos, ni de sentimientos ni de quereres».(65)

En 1960, hablando a las Pías Discípulas, el P. Alberione reafirmaba: «No [basta] una perfección cualquiera, sino la perfección requerida a las Pías Discípulas, la que exigen las Constituciones. Ninguna otra espiritualidad; no imitar lo que hacen las religiosas de otros Institutos. [...] No, hay un solo método para la Pía Discípula del Divino Maestro: vivir del Maestro. Y no es un método, sino el método; pues vuestra vida no corre tras una espiritualidad que pudiera llamarse dominica, franciscana y pongamos (¡ya, enumeran una veintena, nada menos!) carmelita, por ejemplo. No. Vuestro método es vivir de Jesús Maestro Camino, Verdad y Vida. Y no hay ningún otro para nadie. [...] Alguien me ha propuesto escribir libros para orientar la espiritualidad. Está bien si con ello dais a conocer a Jesús Maestro Camino, Verdad y Vida; entonces sí. No nos dejemos, pues, distraer, vayamos por el camino rect.(66)

El Fundador siguió insistiendo continuamente para que en la adoración eucarística las Pías Discípulas siguieran el método camino-verdad-vida,(67) y lo mismo en la formación y en el apostolado.(68) Es un modo para obtener que toda la Familia Paulina viva en este espíritu, según el deseo apremiante del Fundador incluso hasta el ocaso de su vida terrena,(69) cuando había llegado a su síntesis vital encerrada en el per Ipsum et cum Ipso et in Ipso y en el vivit vero in me Christus.(70)

Tal proceso de identificación transformante con el Divino Maestro requiere un clima de gran profundidad espiritual en la oración y en el apostolado, precisando que éste, para la Pía Discípula, está todo él concentrado en la presencia del Divino Maestro en la Eucaristía, en el Sacerdocio y en la Iglesia. (regrese al sumario)

2. Esbozo de un índice analítico de la colección APD

De las muchísimas referencias al Divino Maestro Camino, Verdad y Vida y a la realidad del discipulado en la predicación del P. Alberione a las Pías Discípulas (registrada en cinta magnética y luego fielmente transcrita y publicada), se ha preparado el primer esbozo de un índice analítico de APD sobre el tema que estamos tratando.(71) (regrese al sumario)

Conclusión

Intentando una síntesis respecto a la reflexión acerca de Jesucristo Maestro concerniente a nuestra Congregación de Pías Discípulas del Divino Maestro, transcribo un texto del proprio P. Alberione:

«Discípulas de Jesús Maestro significa querer estar en la escuela del Maestro Divino. Pero es una escuela diversa de todas las demás. Éstas enseñan ciencias humanas, los maestros dan algunas explicaciones y, por lo general, se reducen a instruir la mente. En la escuela del Divino Maestro, en cambio, tenemos la instrucción de la mente, sí, pero a base de verdades sobrenaturales, divinas; y a la vez tenemos la reforma de la vida, el cambio de vida para uniformarla a la vida misma de Jesucristo. Él es la restauración del corazón, de los sentimientos».(72) (regrese al sumario)

Regrese al Sumario

 

 Jesús Maestro ayer, hoy y siempre   Excursus histórico-carismático

Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo