Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo


«EN EL CENTRO ESTÁ JESUCRISTO,
CAMINO, verdad y vida»


Síntesis de las ponencias del Seminario de 1984
sobre la espiritualidad de la Familia Paulina

Actas del Seminario internacional sobre
"Jesús, el Maestro"
(Ariccia, 14-24 de octubre de 1996)

por Antonio F. da Silva ssp

 

III. PUNTOS FIRMES DE LA ESPIRITUALIDAD
DE LA FAMILIA PAULINA

El resultado, muy positivo, de la verificación bíblico-teológica de la herencia cristocéntrica del P. Alberione causó un viraje favorable en los participantes al Seminario, quienes, con un documento, votado en asamblea plenaria, se propusieron presentar algunos puntos que, a su parecer, son esenciales y deberían considerarse seguros en la experiencia cristocéntrica del P. Alberione. He aquí la declaración sobre los Puntos firmes de la espiritualidad de la Familia Paulina:

Ante todo queremos decir que esta síntesis de las conclusiones/ resultados de nuestro "encuentro" no puede reflejar todas las aportaciones que hubo y menos aún todos los matices. A pesar de ello, trata de reflejar los elementos esenciales, o puntos fundantes, de nuestra espiritualidad emergidos en él.

Al enfocar nuestra espiritualidad notamos una superación clara del conceptualismo en el estudio del significado bíblico de las expresiones "Camino, Verdad, Vida" y "Maestro/Pastor".

Subrayamos también la derivación eclesial (Tametsi futura) y el parentesco de nuestra espiritualidad con otras que convergen en la experiencia de la totalidad de Cristo vivida por la Iglesia entera.

El trinomio "Camino-Verdad-Vida" más los títulos "Maestro/Pastor" son contenido y método al mismo tiempo, que el Espíritu nos ha concedido como carisma a través del P. Alberione.

Pasamos a enumerar e ilustrar brevemente los diversos puntos que emergieron: 1. elemento bíblico; 2. elemento carismático; 3. elemento antropológico.

Hubo unanimidad al reafirmar, por parte de todos los participantes, que nuestra espiritualidad está fundada/centrada en Jn 14,6 leído por el P. Alberione: "En el centro está Jesucristo Camino, Verdad y Vida".

1. Elemento bíblico

Nuestra espiritualidad es bíblica, es decir, está fundada en la persona de Cristo, que se autodefinió o autorreveló diciendo: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida" (Jn 14,6), el "Maestro único" (Jn 13,13; Mt 23,8) y "Pastor" (Jn 10,11).

Trasciende por tanto las categorías de cultura, de filosofía, etc., y, superando los límites del espacio y del tiempo, se hace perenne e inagotable.

Profundizando en el aspecto bíblico, el trinomio "Camino, Verdad y Vida" se personifica en Cristo que, en cuanto tal, es decir, "Ungido" o "Mesías", es Profeta, Rey, Sacerdote; es Revelador, Mediador y Salvador.

Leyéndolo en la perspectiva paulina —como nos indica el P. Alberione—, Jn 14,6 se enriquece con la perspectiva experiencial del morir y resucitar con Cristo de Gál 2,17-21 y con la perspectiva cósmico-escatológica de Ef 1,10 (cfr Col 1,19s), y, en general, con la perspectiva apostólica.

Siempre que se parta del aspecto bíblico, el trinomio CVV es trinitario: Cristo es el único a través del cual (Camino, aspecto descendente), por obra del Espíritu, el Padre llega al hombre con una fidelidad (Verdad) total hasta la muerte de cruz, para comunicarle su misma Vida; es el único en cuanto Camino (aspecto ascendente) a través del cual el hombre total (mente/voluntad/corazón) y todos los hombres han "accedido" al Dios total, Trinidad, fuente y culmen de todo.

2. Elemento carismático

Cristo, en cuanto "Camino, Verdad y Vida", es el elemento unificador de la Familia Paulina, la cual da al mundo a Cristo entero sólo si permanece indivisible.

"Camino, Verdad y Vida" indica para la Familia Paulina una distinción de ministerios/apostolados. Diversidad, pero en la unidad del Espíritu.

En esta visión, el discipulado cualifica la vida y caracteriza las obras de todas las instituciones de la FP, como ejercicio de "magisterio" y de "pastoral". Sólo si es discípula podrá la FP convertirse en "Maestra" y "Pastora" a su vez.

El carisma comprende la síntesis de dos aspectos fundamentales: el "discipulado" y el "apostolado" (contemplación/acción, ora et labora).

"Discípulo" significa hacer experiencia viva, personal, comunitaria y eclesial de Cristo a través de una "vivencia" litúrgico-eucarística que, partiendo de los Ejercicios Espirituales anuales, se articula diariamente en la visita eucarística, en la meditación, en la lectio divina de la Palabra, en el examen de conciencia, en la vida consagrada según el método verdad-camino-vida, es decir, en una dinámica de: 1) escucha, 2) confrontación, 3) diálogo oracional. Sólo si es "discípulo" puede uno convertirse en "apóstol".

"Apóstol" es para el P. Alberione quien asume a Cristo CVV mediante la pasión (parresía, celo) de Pablo —y de Pedro— por la persona de Cristo y en su sentido de responsabilidad en relación con el Evangelio, con todas las iglesias y con todos los hombres.

María (contemplación activa) y Pablo (acción contemplativa) nos introducen en el misterio total de Cristo, el Santo de Dios, en quien hay un perfecto equilibrio entre amor al Padre y amor a los hombres.

3. Elemento antropológico

Se parte de la constatación de la no equivalencia de la antropología de Juan ni de la de Pablo con la del P. Alberione, aprendida del neotomismo (conocimiento/volición) y completada con aportaciones de la filosofía vitalista y de la psicología del tiempo (sentimiento).

No obstante, el significado de dicha antropología es el hombre tomado en la globalidad de sus dimensiones (noética, volitiva, vital) para una relación total/personal del hombre total con el Cristo total.

El aspecto antropológico se completa con el aspecto social: todos los hombres en relación con el Dios total (Trinidad) a través de Cristo Camino, Verdad y Vida. Quedan abiertas otras mediaciones antropológico-culturales.(sumario)

CONSIDERACIONES CONCLUSIVAS

Este rapidísimo resumen de las ponencias no agota la presentación de todo lo conseguido durante el Seminario de 1984 sobre la herencia cristocéntrica del P. Alberione fundada en Jn 14,6. El libro Herencia cristocéntrica del padre Alberione, publicado en forma de Actas de aquel encuentro internacional, constituye un documento que se sitúa con cierto relieve en el itinerario de nuestro tema y, como tal, se mantiene abierto a la posibilidad de múltiples evaluaciones, no reconducibles necesariamente a un único punto de vista. (sumario)

Regrese al Sumario

 

 Jesús Maestro ayer, hoy y siempre   Excursus histórico-carismático

Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo