Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo

JESÚS "EL MAESTRO"

en la espiritualidad según el P. Alberione

Actas del Seminario internacional sobre
"Jesús, el Maestro"
(Ariccia, 14-24 de octubre de 1996)

por Guido Gandolfo ssp

 

Notas

1 - Conocemos, al menos durante algunos años, lugares y fechas en que el P. Alberione hizo diversos cursos de Ejercicios espirituales, preferentemente según el método de san Ignacio: 1) en Sant’Ignazio di Lanzo Torinese (Turín), julio 1909; 2) en el mismo lugar, julio 1910 y 1911; 3) en el Seminario diocesano de Alba, en 1912; 4) en el mismo lugar, en 1913; 5) en el mismo lugar, en 1914; 6) en los Padres Sacramentinos de Turín, en julio de 1916...; 7) en el Seminario diocesano de Alba, en 1920; 8) en San Mauro Torinese (Turín), del 4 al 10 de junio de 1922; 9) en la Piccola Casa Cottolengo de Turín, en 1923; 10) en Susa (Turín), en agosto de 1924; 11) en Roma, en 1926. (Cfr G. Barbero, Il Sacerdote Giacomo Alberione, un uomo - un’idea, Roma 1991, 175). (regrese al texto)

2 - Acerca de la datación de este escrito conviene "tener en cuenta también dos cuadernos manuscritos de la Primera Maestra Tecla Merlo, y cinco cuadernos de la Maestra Teresa Raballo, que, entre otras cosas, la retrotraen al menos hasta 1927" (cfr A.F. da Silva, Testo, struttura e proposta formativa del "Donec formetur Christus in vobis", Relazione al Corso di Formazione Spirituale Paolina, Roma 1990, inédito). (regrese al texto)

3 - Para una profundización de esta obra del Fundador, cfr Sara Schena, La meta della Formazione Paolina in "Donec formetur Christus in vobis" di Don Giacomo Alberione, dis. de lic.., Instituto de Espiritualidad, PUG, Roma 1985, y la documentación (inédita) del "Corso di Spiritualità Paolina secondo Don Giacomo Alberione a partire dall’opera Donec formetur Christus in vobis", Roma, 23-30 septiembre 1990. De tal documentación señalamos en particular: A. Martini, Donec formetur nell’ambiente formativo paolino; A.F. da Silva, Testo, struttura e proposta formativa del Donec formetur; M. Regina Cesarato, L’espressione di Gál 4,19 chiave di lettura della formazione secondo San Paolo; A. Colacrai, Jn 14,6 come sfondo del Donec formetur; T. Pérez, Valenze antropologiche e filosofiche della formazione spirituale paolina. - A propósito de este tema en general, cfr K. Burski, Donec formetur Christus in vobis: Gál 4,19 come un principio ispiratore per la formazione paolina in Don Giacomo Alberione, dis. ad licentiam, PUG Inst. de Espir., Roma 1996. (regrese al texto)

4 - Será muy útil confrontar este texto con un pasaje colocado al principio del recorrido (DF 15) con el significativo título de "La llave de la vida":

«1. La vida en su esencia es preparación para la eternidad; preparación libre, descuidada por la mayoría; preparación sobrenatural. Nos preparamos nuestra eternidad: "Iibit homo in domum aternitatis suae" [El hombre irá a su morada eterna].

Preparación:

2. De la mente, al ser visión el paraíso; de la voluntad, al ser el paraíso confirmación en el bien supremo, Dios; del corazón, al ser el cielo gozo; del cuerpo, destinado a la resurrección y a las dotes gloriosas y a la satisfacción de sus justos deseos.

3. La preparación de la mente se hace con la fe; la preparación de la voluntad se hace observando los Mandamientos y en general haciendo la voluntad Divina; la preparación del corazón, con la gracia y el aumento de la misma; la preparación del cuerpo, manteniéndolo sujeto a la razón y a la fe y mortificándolo de cuanto es ilícito».

(De lo expuesto en este párrafo y del título mismo, el P. Alberione es deudor a F. Chiesa, La chiave della vita, Alba-Roma, Pia Società San Paolo, 1927). (regrese al texto)

5 - Cfr DF 43: 1. La vida es una prueba. Concepto éste fundamental y directivo. El paraíso, estado sobrenatural, es al mismo tiempo misericordia de Dios y premio (o merced) nuestro. [...] 2. Brevísima prueba. Frente a la eternidad es cosa de un momento la vida. [...] 3. Única e irreparable prueba. Se vive y se muere una sola vez... Formarse un concepto exacto de la vida; no ser engañados por la fantasía juvenil, ni por el mundo mentiroso, ni por la impresión de las cosas sensibles, sino estar guiados únicamente por la razón y la fe... (regrese al texto)

6 - Muy agudamente el P. G. Roatta, en su estudio Jesús Maestro, subraya que el magisterio nace en el campo del desarrollo humano, por lo que el maestro puede ser calificado como "la forma del desarrollo humano". (Cfr G. Roatta, Gesù Maestro, Edizioni Paoline, Alba 1955, 11ss). Precedentemente, el canónigo Chiesa había demostrado que "la propiedad característica de magisterio de Cristo" es la caridad, o el amor de Cristo Dios-Hombre: «Christus est vera, concreta et perennis personificatio charitatis Dei erga homines, et perfectum exemplar amoris hominis erga Deum et proximum» (Cfr F. Chiesa, Lectiones teologiæ dogmaticæ recentiori mentalitati accomodatæ, vol. I, Tractatus de constitutione theologicæ mentalitatis, MCMXXXII, Appendix I, 749ss). (regrese al texto)

7 - Cfr Presentazione, en C.T. Dragone, "Maestro Via Verità e Vita", 1961, vol. I, 5-6. Pero ya en los Cuadernos manuscritos (anteriores a 1913), que contienen ensayos personales y sobre todo las meditaciones hechas a los jóvenes del Seminario de Alba, se descubre que el P. Alberione, formador de los clérigos, se refiere al Divino Maestro en el contexto de las devociones tradicionales a la Persona de Jesús (Sagrado Corazón, Eucaristía). Del análisis de estas pocas referencias emergen con claridad algunos datos ya significativos para el desarrollo en que se articula posteriormente la experiencia y la dirección espiritual de nuestro Fundador: «Jesús es el Divino Maestro, el buen Maestro, el gran Maestro, el único Maestro de todos, el Maestro que nos indica Dios, el Maestro universal, nuestro Maestro, Maestro por naturaleza. Es sabiduría increada y eterna, que enseña con el ejemplo y comunica a la voluntad débil la gracia medicinal. Es Maestro viviente que nos enseña desde el Sagrario con sus ejemplos de la más alta virtud. El primer educador que purifica y santifica con el fuego de Pentecostés las virtudes innatas de los apóstoles. El Divino Maestro traza la misión del sacerdote apóstol. Es Maestro en la gruta de Belén, sabiduría eterna que enseña la pobreza. Primer educador, es Maestro que respeta la libertad del hombre: no lo salva "a la fuerza". Es Maestro por naturaleza en cuanto sabiduría increada. Objeto de su enseñanza es la salvación eterna: cómo conseguirla y qué hacer para llevar a la misma a otros». (regrese al texto)

8 - La exhortación apostólica postsinodal Vida consagrada habla repetidamente del tema de la "conformación" con Cristo. En el n. 16, tal actitud es presentada como "adhesión conformante" y "ensimismamiento conformante". (regrese al texto)

9 - En un importante escrito de 1949, el P. Alberione presentará la conformación como "dato de hecho" del Paulino/a en el momento del juicio final: «Cuando el alma se presente a Jesús Juez, él descubrirá en ella a alguien como él mismo: "conformes fieri imagini Filii sui"; la presentará a Dios, que verá en ella la semejanza con la Augusta Trinidad, semejanza restablecida por Jesucristo mismo. Se complacerá en ella y el alma cantará eternamente: Gloria Patri et Filio et Spiritui Sancto» (Introduzione, en S. Lamera, Gesù Maestro Via, Verità e Vita, Appunti, EP, Alba 1949). (regrese al texto)

10 - Como se recordará, es éste un aspecto muy destacado en las ponencias y reflexiones del reciente Seminario Internacional sobre la Formación Paulina integral orientada a la misión (Ariccia, 12-23 octubre 1994). Léanse, en particular, las ponencias de los PP. Renato Perino, Silvio Sassi y Santiago M. González Silva cmf, y el Documento conclusivo del Gobierno General en: Formación paulina para la misión, Società San Paolo, abril 1995. (regrese al texto)

11 - Por ejemplo: «El que reza todos los días obtendrá la gracia de rezar mejor; el que reza, testimonia que reconoce la necesidad de Dios y la confianza de obtener: hasta que santamente nos obstinemos en pedir, demostremos tener fe, esperanza, amor...» (SP 20.8.1937, cfr CISP, 100ss). (regrese al texto)

12 - Estos pensamientos serán ampliamente desarrollados, como es sabido, en un volumen apropiado: G. Alberione, Apostolato stampa, Alba, Pia Società S. Paolo [1933]. (regrese al texto)

13 - Recordemos los rasgos específicos con los que, en el conocidísimo texto de Abundantes divitiae gratiae suae (n. 159), el P. Alberione delinea al apóstol san Pablo y en él al discípulo por excelencia del Maestro Divino: «Pero si se pasa luego al estudio de san Pablo, se encuentra al discípulo que conoce al Maestro Divino en su plenitud: él lo vive entero, sondea los profundos misterios de su doctrina, de su corazón, de su santidad, de la humanidad y divinidad; lo considera doctor, hostia, sacerdote, nos presenta al Cristo total, como él mismo se definió: Camino, Verdad y Vida». (regrese al texto)

14 - «Vita purgativa, vita illuminativa et vita unitiva intendunt trinum gradum moralis conformitatis supernaturalis cum Deo unitrino. Purgatio enim intendit puritatem, illuminatio intendit veritatis cognitionem, unio intendit majorem charitatem et unionem. — Atqui, puritas refertur ad Patrem, qui non solum est purissimus ac simplicissimus Spiritus, sed etiam in nulla specie sensibili unquam hominibus apparuit; veritas refertur ad Filium; charitas ad Spiritum sanctum. — Ergo exemplarismus etiam in trina vita praedicta elucet» (cfr E. Dubois, De exemplarismo divino, vol. IV, parte II, libro II, artículo II, 471, citado en A. F. da Silva, Il cammino degli esercizi spirituali nel pensiero di Don G. Alberione, Ariccia 1981, 79). (regrese al texto)

15 - Para un acercamiento más fundado al pensamiento del Fundador es necesario atenernos a la clasificación de las "tres vías" seguida por él. La "cultura" actual preferiría probablemente otras expresiones: P. Stefano de Fiores —voz Itinerario spirituale, en "Nuevo Diccionario de espiritualidad", EP, Madrid 1991, 1013ss— propone los tres siguientes momentos: 1) iniciación cristiana, 2) maduración espiritual, 3) unificación mística. (regrese al texto)

16 - «Domine Jesu, noverim me, noverim Te / Nec aliquid cupiam nisi Te» [Señor Jesús, que yo me conozca y te conozca; que yo no desee otra cosa sino a ti]. — «Haec est enim vita aeterna, ut cognoscant te et quem misisti».[Esta es la vida definitiva, que te conozcan a ti (Padre), el único Dios verdadero, conociendo a tu enviado, Jesucristo]. (regrese al texto)

17 - De todos es conocido cuánto insistía el Fundador sobre el deber de desarrollar la facultad de la inteligencia, precisamente como respuesta a las diversas "manifestaciones" de Jesús-Verdad. Recordemos al respecto que dedicó los artículos del San Paolo desde septiembre de 1954 a mayo de 1955 al tema "Amarás al Señor con toda tu mente", con el objeto de llevar la persona al desarrollo máximo y sobrenatural en Cristo Maestro, empezando por la entrega de la mente. «La nobleza de la persona humana reside especialmente en su inteligencia, por lo que es imagen y semejanza de Dios. El obsequio principal a Dios se hace sometiendo la mente: «doblando las rodillas de la mente», y haciendo un prudente uso de la misma para conocer a Dios y las cosas al servicio de Dios» (SP sept. 1954; cfr CISP 1124). (regrese al texto)

18 - "Mente" de Cristo Jesús que ya poseemos ahora, según dice san Pablo «Nosotros poseemos el pensamiento de Cristo» (1Cor 2,16). (regrese al texto)

19 - En lo tocante a estas palabras, que el Fundador recibió "en el sueño" como respuesta y "afianzamiento" por parte del Maestro Divino, cfr AD 150-158. (regrese al texto)

20 - Para esta imagen del examen de conciencia parangonable con el reloj, el P. Alberione se inspira probablemente en un paso de la Filotea de san Francisco de Sales (parte segunda, capítulos I-IX, parte quinta, cap. I). (regrese al texto)

           Jesús Maestro ayer, hoy y siempre   Excursus histórico-carismático

Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo