Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo


JESÚS MAESTRO:
una espiritualidad para la misión


Orientaciones del P. Alberione a las Hijas de San Pablo

Actas del Seminario internacional sobre
"Jesús, el Maestro"
(Ariccia, 14-24 de octubre de 1996)

por Caterina Antonietta Martini fsp

 

Notas

1 Agrupo las fuentes usadas en cuatro apartados: a) Meditaciones: "Meditazioni alle FSP, 1929-1932"; ER 1935; SE 1937; EM 1941; HM I (Retiros 1939-1950) y II (Ejercicios 1939-1948); Pr 1-3 (1953-1955); SdC 1962; "La missione catechistica delle FSP nel pensiero del PM" (ciclostilado 1982); b) Colecciones: "Lettere a Maestra Tecla", 1986; CVV 1990; "Vi porto nel cuore", 1989; c) Constituciones: "Appunti per Regolamento, 1916: Le FSP. Note per una storia 1915-1984"; Constituciones 1929, 1932, 1944, 1953, 1984; d) Estudios: Il Centro Catechistico Paolino dalla sua fondazione al 1963 [entrevista a Hna. L. Bianchini], ciclostilado preparado por M. Mignolli, Roma 1981; I. Balla, Il tuo volto, Signore, io cerco [Perfil de sor Nazarena Morando], Roma 1995; G. Boffa, Gli studi e la redazione delle FSP. Memorie e documenti, Roma 1990; C. A. Martini, Le FSP. Note per una storia, Roma 1994. (regrese al texto)

2 Cristo nei suoi misteri, citado en los Ejercicios de octubre 1946 (HM 2, V, 193). (regrese al texto)

3 Se celebraba con cierta solemnidad la memoria de san Ignacio de Loyola. En la meditación a las FSP del 31 julio 1954, el P. Alberione decía expresamente: «Durante un viaje por España, precisamente por la región donde nació san Ignacio, recé para que este santo, que quiso injertar toda su institución en Cristo Jesús, inserte toda nuestra Congregación en Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida». (regrese al texto)

4 A. da Silva., Il cammino degli esercizi spirituali nel pensiero di Don G. Alberione, 1981. (regrese al texto)

5 El P. Alberione usa invariablemente la palabra italiana "divozione", sin dar al término un matiz particular que lo distinga de "devozione" (palabra que en cambio se usa siempre en las Constituciones). (regrese al texto)

6 Ch. Bernard, La spiritualità del Cuore di Cristo, Ed. Paoline, Milán 1989, 9-25. (regrese al texto)

7 Ib., 15. (regrese al texto)

8 Ib., 21-22. (regrese al texto)

9 Cfr meditación, noviembre 1927. (regrese al texto)

10 En una meditación del 31 de mayo o 1 de junio de 1956, publicada en SpP, 202, el Fundador da una visión global de lo que son para nosotros los medios más rápidos, pero no sólo en el apostolado sino también en la espiritualidad. Reproduzco el texto: «En vuestra Congregación están reunidos todos los medios más aptos, preciosos, eficaces para la santidad. Solemos decir siempre "los medios más rápidos y eficaces", pero esto hay que entenderlo no sólo para llegar antes a llevar los libros, las revistas, las películas a los diversos pueblos, sino también para alcanzar la santidad. No tenéis una u otra devocioncilla, sino a Jesús Maestro, y como libro de texto el santo Evangelio, y como alimento la Eucaristía, y como Madre y modelo a María. (regrese al texto)

11 Cfr UCBS 10 (8.1922) 11, en PP 327. (regrese al texto)

12 Cfr UCBS 20 (8.1923) 16, en PP 336. (regrese al texto)

13 Cfr UCBS 15 (11. 1924) 20, en PP 374. (regrese al texto)

14 Meditación, 14 de julio 1931. (regrese al texto)

15 Cfr Hæc meditare [HM] 2, IV, Ejercicios espirituales de 1932, Roma 1939. (regrese al texto)

16 Cfr EC 10 (1936) 2. (regrese al texto)

17 UCAS 11-12 (1933) 20-21. (regrese al texto)

18 Es interesante notar que el tema de las bienaventuranzas se repite en el arte paulino: desde la capilla del seminario, al templo de San Pablo, a la Cripta del Santuario de la Regina Apostolorum. (regrese al texto)

19 Cfr EC 1 (1935) 4. «La estatua —describe el boletín Eco— tiene unos 2,40 metros de alta, es de madera, artísticamente labrada en su color natural, con una rica orla dorada. En una mano tiene el Evangelio abierto, con la leyenda Ego sum Via, Veritas et Vita, y en la otra una gran cruz. Espléndida aureola le ciñe la cabeza, y los ojos, un tanto pensativos, parecen mirar lejos, muy lejos, más allá de los océanos, para indicarnos las almas que aún yacen en las tinieblas del error, invitándonos a darles cuanto antes la luz de la verdad». (regrese al texto)

20 La meditación se conserva en hojas (Archivo FSP, Roma); cfr CVV 60. (regrese al texto)

21 Ss. Spirituali Esercizi. Instrucción a las Maestras. Octubre 1936, FSP, Roma 1937, 122-123. (regrese al texto)

22 Ib., 137-138. (regrese al texto)

23 Un buen aporte al respecto lo ha ofrecido ya G. Kaitholil en su tesis de doctorado sobre el tema: The Way - Truth - Life method. Fr. Giacomo Alberione’s Apostolic Spirituality, Roma 1984. (regrese al texto)

24 Carta del P. Alberione al P. T. Giaccardo, 18.8.1929 (Archivo de la Postulación). (regrese al texto)

25 G. Alberione, Esercizi alle Maestre. Octubre de 1941 (Reservado), FSP, Roma 1941. (regrese al texto)

26 Carta a la Hna. Mª Giovannina Boffa, 26 de noviembre de 1945. (regrese al texto)

27 Cfr opúsculo impreso, agosto 1960. (regrese al texto)

28 Cfr la tesis de licencia de A. Fusi, Il Signore nostro Gesù Cristo Divino Maestro VVV, Universidad Pontificia San Anselmo 1976, 36-37. (regrese al texto)

29 Un retiro titulado "Jesús Maestro" (junio) comprende tres meditaciones: "Jesús Camino", "Jesús Verdad", "Jesús Vida", en Hæc meditare 1, IV; volumen que recoge varios opúsculos. Hay en él otra meditación titulada "El Divino Maestro", tomada casi totalmente de la introducción al libro de S. Lamera: Gesù Maestro, Via, Verità e Vita, Alba 1949. (regrese al texto)

30 Predicación del Primer Maestro, dic. 1952 - dic. 1953, Roma 1954, 62-63. (regrese al texto)

31 La referencia más significativa atañe a la vocación: «El Señor os ha congregado para que podáis, más fácilmente que en el mundo, haceros buenas y hacer el bien a los demás». (regrese al texto)

32 «En el Espíritu del Maestro Divino procuren generosamente avanzar cada día en la virtud de la pobreza» (art. 55). (regrese al texto)

33 Un texto significativo, probablemente del beato Giaccardo, dice así: «El gran secreto de la vida espiritual es éste: devoción al Divino Maestro Camino, Verdad y Vida. Aquí está el hontanar, el rumbo y la corona de nuestra vida. Aquí está el tronco y la raíz de nuestra vitalidad y expansión. La devoción al Divino Maestro quiere decir muchas cosas y quiere decir también pocas cosas; significa entrega, consagración, dedicación al Maestro Divino Camino, Verdad y Vida, y donación total de nosotros mismos en las fuerzas físicas, morales, intelectuales, y asimismo en el ser del que ellas provienen. Implica tomar todo el Maestro Divino en su luz, en su espíritu, en sus ejemplos y en su gracia. Vivir en él, por él, con él y de él. Reconsideremos nuestra devoción al Maestro Divino. Pidámosle la gracia de comprenderla y de adherir a él con todas las fuerzas» (HM I, 3). (regrese al texto)

34 Meditación, 11 de enero de 1959. (regrese al texto)

35 Opúsculo, noviembre de 1948, 8. (regrese al texto)

36 Meditación, 21 de diciembre de 1957. (regrese al texto)

37 Cfr HM 2, IV (1932) 5. (regrese al texto)

38 Cfr Ib., 53. (regrese al texto)

39 HM 2, III (1943) 102. (regrese al texto)

40 HM 2, VII (1944) 44. (regrese al texto)

41 Cfr HM 2, VIII (1948) 131. (regrese al texto)

42 Cfr HM 2, III (junio 1943) 89-90. Es aquí donde el Fundador cita expresamente al beato Eymard cuando éste indica «qué virtudes pueden aprenderse en la escuela de este Divino Maestro eucarístico». (regrese al texto)

43 HM 2, V (1946) 204. (regrese al texto)

44 UCBS 10 (9.1922) 2-5. (regrese al texto)

45 Cfr UCBS 11 (1918) 2. (regrese al texto)

46 HM 2, VIII, 128-129. (regrese al texto)

47 Cfr Ritual de las fiestas del Evangelio, en UCAS, 2 (1929) 1-4. (regrese al texto)

48 Cfr UCAS 10 (1932) 10-11. El librito Cose belle e cose vere está lleno de episodios, a veces extraordinarios, característicos de la propaganda y en especial de las Fiestas del Evangelio. (regrese al texto)

49 Cfr VN 2 (1946) 4. (regrese al texto)

50 Cfr C. A. Martini, Le Figlie di San Paolo: Note per una storia, Roma 1994, 296. (regrese al texto)

51 Cfr RA 12 (1949) 8. (regrese al texto)

52 CI 1 (1938) 1. (regrese al texto)

53 La missione catechistica delle FSP nel pensiero del Primo Maestro. Selección, Roma 1982, 3-8. (regrese al texto)

54 Centro Catechistico Paolino. Entrevista a la Hna. Lucina Bianchini, Roma 1981, 6. (regrese al texto)

55 Cfr G. Boffa, Annotazioni sulla devozione al Divin Maestro, 1944-45; C. Benvenuti, Il Maestro Gesù nella vita paolina, (sin fecha). El estudio de la Hna. Dolores Farci, dividido en tres núcleos, carece de un título general. A estos trabajos, incompletos, hay que añadir algunas tesis: M. Ampon, Il Magistero di Cristo nel Vangelo di san Giovanni, Regina Mundi, Roma 1965; A. M. Cutrupi, Gesù Maestro nell’arte del primo millennio cristiano, tesis de doctorado en UMSA, Roma 1966. (regrese al texto)

56 Q (Cuaderno) 1, 27 noviembre 1927. (regrese al texto)

57 Cfr las meditaciones de 23, 25 y 29 de noviembre de 1927. (regrese al texto)

58 Cfr Notas espirituales, 15 nov. 1963, en Atti. Vi porto nel cuore, Roma 1989, 83. (regrese al texto)

 

           Jesús Maestro ayer, hoy y siempre   Excursus histórico-carismático

Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo